Psicofonías en la Casa Cuartel de la Guardia Civil, por ARB Investigación


La Casa Cuartel de la Guardia Civil

A pocos kilómetros de la villa de Gijón se encuentra solitaria y encubierta la famosa Casa Cuartel de la Guardia Civil de Aboño, justo en frente de la gran fábrica que lleva el nombre del pueblo en el que se asienta.
Un lugar sobrecogedor que lleva abandonado algo más de una década, cuyos muros encierran más de lo que aparentemente se aprecia.
ARB Investigación se adentra por tercera vez en este lugar cargado de misterio, de misticismo e incluso, de presuntos rituales satánicos que se manifiestan en una habitación que cuenta con una esquina totalmente agujereada donde antes podían encontrarse cientos de clavos.

Comienza la investigación… 

Fecha: Viernes, 6 de febrero de 2009.
Lugar: Casa-Cuartel de la Guardia Civil, Aboño (Asturias)
Hora de inicio: 21:00
Hora de término: 05:00

Llegamos al lugar en dos tandas: La primera aproximadamente a las 21:00 y la segunda a las 23:00.
Una de las primeras sorpresas que nos llevamos fue que el grupo que llegó a las 23:00 visualizó desde la carretera luces en el piso superior, por lo cual se achacó a que los miembros del equipo primero se encontraban en una de esas estancias. Cuando los segundos se aproximaron a la puerta, llamaron por teléfono a los otros miembros del equipo, pidiéndoles que bajasen a buscarles ya que no disponían de instrumentos de iluminación.
Entre ruidos en el edificio y dicha luz del piso superior, sus caras se llenaron de asombro cuando vieron que los primeros se acercaban al lugar por la carretera, ya que venían de una cafetería cercana al lugar.
Sin darle demasiada importancia, el equipo ARB en conjunto comienza con la búsqueda de un lugar seco (porque el mal tiempo hizo que el edificio estuviese inundado y plagado de goteras) para colocar el campo base.
Se decidieron finalmente por la superficie de una cocina, que se mantenía relativamente seca donde se colocaron todas las mochilas para hacer que los primeros pasos del procedimiento fuesen más cómodos.
Un barrido fotográfico y audiovisual bastó para cerciorarnos del estado del lugar (que ya conocíamos de anteriores investigaciones) y también de que no hubiese ninguna persona ajena al grupo.

La Casa Cuartel (que está en perfecto estado, por lo cual se puede transitar por todas sus salas y pisos) siempre se nos muestra como un desafío a la hora de investigar debido a su tamaño, ya que está compuesta de sótano, planta baja, planta primera, una segunda y un inaccesible bajo cubierta.
La planta baja es el lugar digamos más apacible, ya que se observan instrumentos de reforma, material de construcción y una pequeña zona dónde ha comenzado dicha reforma. En ésta se concentran la recepción del lugar bajo la bandera de España pintada sobre el arco de la entrada y estancias que servirían como oficinas.
La planta primera es la más peculiar. Subiendo las escaleras vemos cómo este piso se divide en dos, contando cada mitad con un salón, cocina, baño y dos habitaciones. En la mitad derecha de esta planta según se entra, se accede a la famosa “Habitación de los clavos”. Según Juan Jesús Vallejo del equipo de Cuarto Milenio, en una investigación llevada a cabo con nuestros colegas de GAIPO, esta manera de colocar los clavos se asemeja a rituales vudú, teniendo en cuenta que la esquina estaba ennegrecida y figuraban restos de papel quemado justo en su centro.
La planta segunda es totalmente exacta a la primera, sin contar el detalle de los clavos. En ésta, en una de las cocinas, situamos nuestro equipo y realizamos la grabación de la sesión TCI número 1.
El sótano es un lugar totalmente oscuro y sin aparente construcción: El suelo está absolutamente lleno de lodo, hacen presencia paredes falsas de madera y algún objeto que nos enseña más o menos cual es su procedencia temporal. Hemos llegado a la conclusión de que pudo servir de despensa.
El bajo cubierta sería únicamente accesible si dispusiésemos de una escalera de unos cinco metros de altura. El transporte de la escalera sería el inconveniente, pero nuestra curiosidad es más enérgica.

El procedimiento es el mismo seguimiento cíclico en todas las investigaciones:
Colocación de los sensores de movimiento en los lugares donde el ángulo de captación sea el más amplio posible, grabación del edificio en soledad desde diferentes estancias, grabación del método cuestionario también en diferentes habitaciones, y de nuevo un barrido fotográfico y audiovisual.

Conversaciones en salas contiguas de las que los miembros del grupo (no en su totalidad) daban constancia, golpes en objetos de madera y metálicos, incluso la activación de los sensores de movimiento que estaban bajo observación de uno de los miembros del equipo o el mal funcionamiento de nuestros instrumentos de investigación (linternas, cámaras, grabadoras…) han hecho que me atreva a decir que la actitud del grupo pasó de la normalidad a la angustia, pero nunca dejando de lado el guión prestablecido.

Anuncios

~ por Claudio García en 20 agosto, 2009.

Una respuesta to “Psicofonías en la Casa Cuartel de la Guardia Civil, por ARB Investigación”

  1. Menuda gilipollez de psicofonía. Sois unos aficionados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: